FAMILIA

VIDA EN PAREJA

EDUCACIÓN

1.

Amor con contenido

por Yohana Dennen
“Lo más característico de la vida moderna no es su crueldad ni su inseguridad, sino sencillamente su vaciedad. Su absoluta falta de contenido”. Esta frase de George Orwell escrita en 1945, me recordó aquel consejo que mi papá me dio cuando cumplí 15 ańos: “Hija mía, pregúntate de vez en cuando, si eres una jovencita con contenido”.

2.

Niños sin norte, padres sin brújula

por Yohana Dennen
La primera clave que representa la grandeza de la enseñanza, nos recuerda Aristóteles, consiste en reconocer que “las raíces de la educación son amargas, pero sus frutos son dulces”. Por tanto, continúa el filósofo griego, “adquirir desde nińos tales o cuales hábitos no tiene poca importancia, tiene una importancia absoluta”. Entonces, ¿qué tipo de coordenadas podemos establecer en nuestro ambiente familiar que permita fortalecer el carácter de nuestros hijos y los ayude a crecer en virtudes?

3.

El tiempo y nosotras, contra tres

por Paola Bautista de Alemán
El testimonio de vivir en familia, ser parte de una red de solidaridad, entregarse al otro y gozar sus triunfos, sacrificarse en las cosas pequeñas es nuestra contribución a una sociedad más abierta a la verdadera conciliación, aquella que nos permite ser mujeres íntegras capaces de ofrecer nuestros mejores aportes al país.

4.

La alegría en la vida familiar

por Yohana Dennen
La alegría, solía decir mi madre, “no es permanecer con una sonrisa congelada y ficticia las 24 horas del día, los 7 días a la semana. Sonreír, es un acto de humildad, donde me acepto a mí mismo y a mi modo de ser, permaneciendo allí donde estoy con santa paz”.

5.

Los 10 asesinos del matrimonio

por Hermann y Froila Degwitz
Tener una buena relación es difícil. Existen muchas conductas que sin darnos cuenta van matando el amor poco a poco. Aquí, una lista de esos principales “asesinos del amor”, y también una pequeña explicación de las actitudes que podemos tener para contrarrestarlos y mejorar nuestro matrimonio.

6.

Obligados a querer

por Grisel Guerra de Avellaneda
Es tan importante que aprendamos todos a estar dispuestos a querer, a querer mucho, porque de eso depende que seamos capaces de construir sociedades justas y fraternas. Sin caridad, cualquier ejercicio ciudadano es vacío.

7.

Con la mirada puesta en el Belén

por Yohana Dennen
Con esa majestuosa sencillez que encierra la gruta de Belén, hoy los invito a que nos acerquemos con confianza al Pesebre y nos preguntemos ¿dónde y en qué tenemos puestos los ojos? ¿Están puestos en el dinero, en nuestra comodidad, en el qué dirán y cómo nos ven los demás? o, por el contrario ¿queremos ser más generosos, amables, alegres y despegados de los bienes materiales para ser antorchas que iluminen nuestro ambiente familiar, profesional y social?

8.

La amabilidad es contagiosa

por Yohana Dennen
Estamos en un mundo donde la imagen, la belleza y la perfección son los ideales que guían nuestra vida y, sin darnos cuenta, estamos dejando de lado la capacidad de educar en la bondad y la aceptación de los demás con sus respectivas diferencias.

9.

El reto de educar adolescentes

por Mariacaro González

Hay un “algo” en las actitudes, respuestas y decisiones de nuestros adolescentes que nos puede hacer olvidar-- no, no; corrijo: no sólo olvidar, que nos puede hacer añorar las noches de desvelo, los pañales sucios −incluso cuando interrumpían el almuerzo−, las persecuciones mientras aprendían a caminar, los llantos interminables y/o muchas de las otras peripecias que nos ocuparon por un tiempo.

10.

Ser el mejor o ser mejor… ¿qué importa más?

por Grisel Guerra de Avellaneda
Los cuadros de honor y los premios a la “excelencia” son un arma de doble filo. Y el filo que escojamos depende en mucho de nosotros, los papás. Nuestros hijos deben aprender como objetivo el de se mejores, que muy distinto es de ser LOS mejores. ¿En qué consiste esa diferencia? En que ser mejor, se trata de identificar nuestros defectos y luchar todos los días por superarnos de a poco en ellos. Ser LOS mejores se trata de compararnos con los demás y de participar en una carrera permanente en la que siempre hay que ganar.