FAMILIA

«Agrégale un buen libro a la dieta de tus hijos»

por Yohana Dennen

Cuántas veces vemos a tantas mamás que se esfuerzan en tener los hijos perfectos, con una dieta saludable baja en azúcar, aditivos, colorantes, posando para fotos que parecen de revistas porque la combinación de los colores pasteles no altera ni al flash de la cámara, pero les cuesta sentarse a leer un libro con sus hijos porque piensan que todos los libros infantiles consisten en imitar los sonidos de una vaca, una oveja, un caballo o cualquier animal de la granja o, porque van a una biblioteca o a una librería en un país distinto al de su infancia y se sienten perdidas en el espacio por la cantidad de libros sin saber cuál escoger y quizás alguna de ellas quisiera escuchar una sugerencia.

El mejor consejo que recibí de mi mamá antes de la llegada de mis hijos fue: «agrégale un buen libro a la dieta de tus hijos» y, es que la lectura además de crear y reforzar las conexiones en el cerebro, enriquece la relación de los padres con los hijos y amplía el horizonte de la creatividad y la imaginación de los niños. Por tanto, si ud., consigue un libro muy bueno que cautivó la atención de tus hijos, les recomiendo que chequeen si ese autor ha escrito otros libros adicionales al que consiguió. Ese podría ser el comienzo de la colección de libros que formarán parte de su biblioteca casera.

El día de hoy, he recibido la invitación al blog de «La sala de mi casa» de María Verónica y, en esta oportunidad, quiero compartir con ustedes algunos de los libros favoritos de mis hijos: Thomas (4 años) y Michael (2 años). Es una colección de libros infantiles escritos e ilustrados por la newyorkina Anna Elizabeth Dewdney. Su trabajo es conocido por su gran contenido emotivo que versa sobre las relaciones familiares, los amigos, el colegio, la sociedad y, cómo los padres, los maestros o cualquier educador (sean los abuelos, tíos, etc) pueden afrontar las dificultades cotidianas que se presentan en la etapa infantil.

Anna Dewney, en una entrevista en el Washington Post en el año 2015, destacó que «nosotros, a través de la lectura estamos haciendo algo poderoso que se ha perdido en nuestra cultura como lo es la capacidad de enseñar a los niños a ser Humanos». Asimismo, señaló convencida que «cuando compartimos un libro con un niño y realizamos diferentes voces que ayudan a poner a volar la imaginación del pequeño, los niños aprenden -a través de los ojos de alguien más-, a ver el mundo y conocer más profundamente quiénes son, cuáles son sus reacciones, sus sentimientos y cómo desarrollar habilidades que van más allá de un salón de clases».

Lamentablemente, Anna Dewney murió en septiembre del año pasado de Cáncer, pero antes de morir le dijo a su familia y amigos que en el día de su muerte -en lugar de recibir los servicios propios de un funeral-, dedicáramos ese día a leer un libro con un niño como regalo en su nombre. Creo que el gran regalo lo recibimos nosotros con la colección de libros que nos dejó para nuestros hijos, de los cuales quisiera recomendarles 3 de ellos:

1) «Llama llama Gram and grandpa»: se trata sobre las emociones que presentan los niños cuando se quedan con alguien distinto a su mamá y su papá y cómo los abuelos con un inmenso cariño tratan de cuidar a su nieto para que se sienta cómodo y confortable.

2) «Llama llama time to share»: todas sabemos lo difícil que es para los niños compartir los juguetes, especialmente si se trata de su juguete favorito. En este libro, se desarrolla la capacidad de compartir con amigos para pasar un rato agradable y divertido.

3) «Llama llama and the bully Goat»: estamos en un mundo donde pareciera que burlarse de los demás es cómico, divertido, aceptable y, este libro nos brinda la gran oportunidad de enseñarle a nuestros hijos lo que es el respeto, el cariño, el buen trato y los modales. Espero que puedan adquirirlos en internet o en su biblioteca local porque es un tesoro enseñar a sus hijos desde pequeños la importancia de la lectura y, a su vez, está en nuestras manos la gran responsabilidad de humanizar a nuestros hijos desde nuestros hogares. ¡Disfruten! Espero que les guste!

Yohana es licenciada en Derecho, esposa de Pat y mama de Thomas y Michael. Actualmente vive en Estados Unidos con su familia y se dedica a «humanizar» la rutina familiar con alegría, creatividad y buen humor.