EDUCANDO

Motivar a nuestros hijos

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Hace poco leí una frase que me encantó: «Motivar no es animar, motivar es dar motivos». Me hizo pensar mucho en cómo motivamos a nuestros hijos a ser mejores estudiantes, a luchar cada día, a ser mejores personas, etc. Podemos sin querer convertirnos en padres «cheerleaders» que se pasan todo el día diciendo frases bonitas y elogiando cualquier avance o logro de nuestros hijos por aquello del «autoestima».

Pero al reflexionar nos damos cuenta de que, aunque puede ser la vía más facil, puede no ser la más apropiada. Estos pequeños elogios pierden su sentido y su valor cuando se repiten incansablemente y no se fundamentan en lograr que el niño busque su propia motivación. Motivar a nuestros hijos es ayudarlos a encontrar motivos que los muevan a ser mejores, es ayudarlos a conocerse mejor para saber qué los conmueve, qué los anima, cuál es el sentido de lo que hacen. No es lo mismo hacer un dibujo para que me digan qué bonito está, que hacerlo porque cuando sea grande quiero ser un gran pintor: en el primer caso lo estamos animando, en el segundo caso el tiene un motivo que lo mueve. En cada uno de nuestros hijos estos motivos pueden ser diferentes, y esto es lo bonito de la educación: ayudar a descubrir a cada uno el sentido de su vida y de todo lo que hacen.

Pero no es fácil ayudarlos a encontrar este sentido, o por lo menos ayudarlos a encontrar motivos «reales» que no vayan en la onda actual de la competencia, el dinero o el éxito. No es lo mismo querer ser un gran pintor porque quieres ser rico o famoso, que querer ser un gran pintor porque amas el arte y es parte de tu vida y de tus sueños. Queremos que los motivos de nuestros hijos vayan  más allá: porque cuando basamos nuestras acciones en esas metas superifciales, lo más probable es que terminemos con un sentido de vacío en nuestras vidas.

Me voy a proponer ayudar a mis hijos a buscar sus motivos: a encontrar aquello que los mueve a estudiar, a entrenar, y a elegir el bien. Voy a renunciar a ser yo la que motive para dar paso a una motivación interna de cada uno. Y sé que encontrar motivos funciona: lo he vivido… mis 5 hijos son mis motivos.

2

Deja una respuesta