LO QUE SE VE HOY EN DÍA

No quiero ser súper mamá

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Todas lo hemos vivido: es necesidad imperante de hacerlo todo bien y de lograr todos nuestros objetivos y metas… al mismo tiempo. Creo que en culpa es parte de las redes sociales: nos comparamos con el resto del universo de las mamás y nos entra una angustia con la interrogante ¿lo estoy haciendo bien?

Nunca antes había tanta información disponible para las familias, creo que era más fácil seguir el instinto. Hoy en día todos los psicólogos, pediatras y filósofos tienen algo que decir y una manera nueva de echar a perder a nuestros hijos: sino es la alimentación es la estimulación, o el tiempo ante las pantallas, o la exposición solar, o la falta de cariño, o el exceso de cariño…

Nunca antes tantas teorias sobre la crianza: juntos y revueltos, mejor separados, con límites o sin ellos, niños malcriados o fracasados… y todo esto obviamente enfrentado a nuestra responsabilidad de cambiar el mundo profesional, corriendo maratones y obviamente con un cuerpazo (porque eso en este siglo no puede faltar).

Mamás que son ejemplo ante muchas porque se toman fotos espectaculares, porque visten bien a los hijos, porque son exitosas en su trabajo y además están buenísimas. Ese es el ideal y el ejemplo a seguir. Estamos en la época de la super mamá, y les digo la verdad: no tengo ningún interés en ser una.

Quiero hacerlo lo mejor posible, quiero que mis hijos sean buenos y felices y que cuando miren atrás recuerden con cariño el tiempo que pasamos juntos. No quiero tener fotos perfectas con vestuarios coordinados, quiero que aprendan que hay cosas más importantes que la apariencia. Quiero que aprendan a disfrutar de las cosas simples, que nos bañemos en la lluvia, que juguemos al sanduche en la cama de papá y mamá y que saltemos juntos olas en el mar.

No quiero ser una víctima que les recuerde a lo que he renunciado por ellos y por la familia, quiero que sepan que las renuncias son parte de la vida, y que somos nosotros los que escogemos nuestras renuncias en cada paso que damos. Que sepan también que la familia es un equipo, que vamos todos para adelante, supliendo lo que al otro le falta, ayudándolo y levantándolo para arriba. En la familia todos valemos por quienes somos y no por lo que tenemos, por lo que trabajamos o lo que mostramos. Nos queremos como somos…

Finalmente quiero aprender a mostrarme tal cual soy: sin pretensiones. No tengo el trabajo perfecto, ni el cuerpo perfecto, ni la familia perfecta. Y eso en este momento es el mayor acto de rebeldía ante una sociedad que quiere construir sus ídolos a través de la imagen. Seamos mamás imperfectas: con errores, con desaciertos, con cauchitos en la panza o con helados antes de la cena. Son todas estas cosas las que nos hacen VIVIR, en vez de pretender. Y en el futuro la super mamá no será aquella que se las sabía todas mientras tenia las fotos más bellas, será aquella que, a pesar de las equivocaciones, de las veces que perdió la paciencia, de las veces que sus hijos pasaron más tiempo del debido ante las pantallas, o que comieron nuggets en la cena tres días seguidos; haya logrado que sus hijos reconozcan que en esas imperfecciones, ella hizo lo mejor que pudo, porque los quería con todo el corazón.

2

Comments (3)

  1. Luis Guevara:

    Vero,

    Que espectacular recordar cómo si fuera ayer cuando éramos chamos pasando vacaciones en Disney World con nuestras familias y ver ahora como somos ahora Padres. Sien embargo por alguna razón siento que no hemos cambiado tanto. En tus posts veo la Misma Vero que conocí y los mismos valores que siempre viví cuando iba a casa de mi madrina. Pero basta, de añoranzas y déjame comentar tu post, vale?

    Curiosamente, yo si quiero ser un súper papá! En mi casa mi papá al igual que mi mamá nos dio todo el amor del mundo. Sin embargo, el día a día de nuestra crianza sobretodo cuando niños siempre recayó más en mi mamá. En aquella época, usualmente los papas iban al trabajo y las mamás se quedaban en casa con los chamos. Eran tiempos de bonanza y un solo sueldo alcanzaba para vivir bien e inclusive nuestras mamás Contaban con ayuda en las labores domésticas. Tiempos distintos, países distintos. Mi esposa es una profesional exitosa. No solo muy bien por ella pero menos mal para la economía del hogar porque nos da la posibilidad de tener un nivel de ingreso suficiente para que el tema del dinero no sea un problema como lo es para muchas familias en el mundo.

    Nuestro reto ahora es ser los mejores papas del mundo pero sin descuidar nuestras carreras. En estos casos pienso yo, nosotros como papas tenemos que ir un poco más allá que los papas de antes. Cambiar pañales, leer cuentos, pasar a la bebe en coche, bañarla etc etc. Es algo completamente necesario. Ya las mamás no tienen el monopolio de esas tareas. Ya dejó de ser «cosas de mujeres». Y yo personalmente, lo estoy disfrutando como no tienes idea. Siento que ahora los papas tenemos la oportunidad de establecer esa conexión con nuestros hijos desde el principio y estoy seguro que eso tendrá un impacto muy positivo en Clara cuando sea más grande. Además es un poco más justo porque aunque mi esposa abandonaría su carrera por Clara con los ojos cerrados, ya to tiene que hacerlo. Porque aquí está Súper Daddy! Para compartir las responsabilidades de criar a nuestra hija.

    Por qué quiero ser Súper Daddy?

    Porque quiero que mi hija siempre este orgullosa de su papa. Porque no solo quiero estar en los momentos trascendentales de su vida pero también compartir las trivialidades del día a día que pueden ser a veces igual de importantes. Por qué quiero no solo impartirle la sabiduría de Padre sino crecer junto a ella. Porque quiero con mi ejemplo demostrarle que una mujer puedes ser profesional y exitosa sin por eso dejar de ser la madre que nosotros tuvimos en nuestro hogar.

    Te mando un abrazo Vero a ti y a toda tu familia. Muchas bendiciones 🤗🤗

    1. MARÍA VERÓNICA DEGWITZ:

      Gracias por tus palabras!!! uff este comentario da para un artículo completo!!! me encanta la visión de los papás de hoy en día que entienden el tema de la corresponsabilidad familiar como algo necesario y beneficioso para nuestros hijos. Estoy segura de que Clara tendrá una vida feliz porque tanto su papá como su mamá están ahi para ella. Cuando quieres me escribes una artículo para mi sección de invitados…. veo que tienes mucho que decir! Un abrazo para ti y para todos por tu casa!

Deja una respuesta