EDUCANDO

Actividades extra curriculares: ¿cómo elegir?

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Un tema súper importante para las familias hoy en día es el de las actividades extra curriculares. Todos reconocemos que el deporte, la música, los idiomas, el arte, etc. se pueden convertir para nuestros hijos en verdaderas pasiones y que, incluso, pueden ser grandes motivadores para su vida en un futuro.

Sin embargo, creo que nos estamos pasando de intensos con este tema. Hoy en día se ha convertido en una competencia para saber quién es mejor padre. Muchas veces vemos niños, y papás que no tienen vida, que pasan todo el día corriendo de un lado a otro y estresados porque su horario esta tan lleno de estas actividades, que la vida no les da para más.

Creo que al momento de elegir la cantidad y variedad de estas actividades deberíamos guiarnos por ciertos lineamientos:

1.- Gusto personal: así yo haya sido la pianista más famosa en mi juventud, tengo que aceptar que tal vez a mi hija no le encante el piano y quiera hacer gimnasia. Las actividades que van a hacer nuestros hijos les tienen que gustar a ELLOS, no pueden ser nuestro sueño frustrado. Tenemos que entender entonces que para que nuestros hijos elijan la actividad a la que quieran dedicarse con mas empeño tienen que tener la madurez necesaria. Antes de los 8 años podemos experimentar con varias para ir conociendo sus gustos y actitudes, y ya luego de esa edad podemos ayudarlo a comprometerse con una o dos en específico.

2.- Aptitudes: hay niños que tienen facilidad para los idiomas, otros que son atléticos, unos que tienen un oído musical impresionante… es importante ayudar a descubrir sus gustos y también sus aptitudes. Esto no quiere decir que necesariamente ellos vayan a escoger algo en lo que son buenos: tal vez se empeñan en hacer algo que les cuesta un poco más. Pero, conociendo sus destrezas y sus debilidades, es más fácil ayudarlos a entender que a veces hay que trabajar un poco más para lograr las metas.

3.- Foco: aunque hay un puñado de niños que es capaz de ir al colegio y luego hacer 5 horas de diferentes actividades con facilidad, debemos entender que la mayoría de los niños se puede abrumar. Es mejor tratar de concentrarse en una o dos actividades y tratar de que tengan tiempo libre en casa para jugar, aburrirse o inventar. Recuerda que es en ese tiempo libre en dónde más se desarrolla su creatividad y donde se forman los recuerdos más importantes.

4.- Motivación: trata de que la motivación para estas actividades salga de ellos mismos. Las mamás y papás, a veces estamos detrás de ellos recordándoles que tienen ensayo, armándoles el bolso, apurándolos para que no lleguen tarde. Esas acciones evitan que ellos se hagan cargo de sus actividades y que sientan la responsabilidad de cumplirlas bien. Dejemos que sean ellos los que tengan la motivación de llegar a tiempo, de tener todos sus implementos al día, de cuidar sus equipos. Sólo de esa manera podrán realmente disfrutar lo que hacen y desarrollar un sentido de responsabilidad en su vida.

En definitiva, cada familia es un mundo, y en todas se tomarán decisiones diferentes con respecto a estas actividades. Ojalá recordemos que son parte esencial del desarrollo integral de nuestros hijos, siempre y cuando dejemos que a través de ellas nuestros hijos puedan crecer en virtudes, y que además descubran algo que les apasione para toda la vida.

4

Deja una respuesta