VIDA EN FAMILIA

Sólo 15 minutos…

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

15 minutos. De dedicación exclusiva, sin interrupciones ni distracciones, uno a uno. Son sólo 15 minutos al día, hablando de algo que le importe o jugando algún juego de mesa que le guste sin que estemos mirando el celular. 15 minutos en los que nuestra mente, nuestra alma y nuestro cuerpo esté enfocado en las necesidades de esa persona que tenemos en frente. 15 minutos al día es lo que se necesita para llenar ese tanque de amor y de sentido de pertenencia. Entonces ¿por qué nos cuesta tanto?

La mayor dificultad que viven las familias en nuestro tiempo es el desencuentro. Ese desencuentro que ocurre porque no sabemos estar juntos sin distraernos, sin mirar para otro lado, sin tomar la foto perfecta para compartirla en las redes, sin buscar en google ese cuento que me acaban de contar para saber mas detalles, sin atender una llamada rapidito. Hay distracciones en la mesa, en el carro, en el parque y en la sala. Y son estas distracciones las que nos roban momentos que no volverán… la sonrisa de nuestro hijo no se ve igual desde un Instagram Story. Aunque es necesario tener esos recuerdos, también debemos ejercitarnos en la practica de disfrutar los momentos en el momento presente, sin preocuparnos por inmortalizarlos, porque así se viven mas intensamente.

Soltemos el telefono por 15 minutos. Busquemos el encuentro: descubrir qué les gusta, qué les apasiona, que les preocupa… llenemos ese tanque con momentos de encuentro, de aceptación. No es suficiente con querer… en nuestra familia deben sentirse queridos y eso toma tiempo y poner empeño en conocerlos. Empecemos con 15 minutos… viendo los resultados seguro clamaremos por más.

Reflexión basada en el capítulo de «Body, Mind and Soul time» del libro «The Me, Me, Me epidemic» de Amy Mc Ready

3

Comments (1)

  1. Jhuly Masiero:

    Excelente articulo!! Una vez una psiquiatra me reforzaba esto que comentas, ya que muchos comportamientos que tienen nuestros hijos de forma negativa, es porque están pidiendo a su manera que les prestemos atención y no una atención compartida con el celular, si desconectados con el resto del mundo y conectados con ellos!
    Saludos

Deja una respuesta