VIDA EN FAMILIA

Conociendo a nuestros hijos a través de la lectura

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Este artículo fue inicialmente publicado en www.tintaleo.com una página en la que escribo regularmente

 

La lectura es un gusto adquirido, de eso no tenemos duda. Y mientras más temprano expongamos a nuestros hijos a la literatura, más posibilidades tenemos de que sean grandes lectores. Sin embargo a veces nos preguntamos porqué hay gente que disfruta tanto la lectura y otras personas que no son capaces de leer un libro completo. Sería atrevido negar que, como en todo pasatiempo o actividad, la personalidad y el temperamento juegan un papel importante, pero también hay que reconocer que muchas veces, sobre todo en el sistema educativo, el tema de la lectura se impone con una visión única y no se adapta a las necesidades, gustos e intereses de cada niño.

La lectura es un escape a otros mundos, a conocer distintas realidades, a vivir experiencias diferentes… pero nuestros hijos no disfrutarán ese escape sino tomamos en cuenta a qué mundo quieren escapar. Tal vez tengamos un hijo al que le encanten las aventuras de exploración, otro que disfrute la ciencia ficción, una hija que tenga preferencia por los libros sobre animales, y otra que esté interesada en las relaciones humanas. Sólo exponiéndolos a la gran variedad de literatura que hay podremos descubrir qué es lo que los llama, lo que les interesa, lo propio de cada uno.

Es muy importante fomentar la lectura, pero haciéndolo teniendo en cuenta la personalidad de cada uno: lo que le gusta a uno no tiene porqué interesarle a su hermano. Y aunque podamos leer libros en familia y disfrutarlos, no hay nada más rico que ser parte del descubrimiento personal de un niño y observar cómo se abre al mundo y se muestra como es.

La próxima vez que tengamos que comprar un libro, dejemos que el niño nos guíe y nos enseñe qué camino quiere recorrer. De esta manera estaremos fomentando el amor por la literatura y a la vez conoceremos mucho más a nuestro pequeño y lo ayudaremos a crecer desde su propia identidad.

2

Deja una respuesta