LO QUE SE VE HOY EN DÍA

Nuestros hijos y la política

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Vivimos en épocas muy cargadas de política. Al parecer es imposible escapar de ella: los medios, las redes sociales y hasta las relaciones con amigos y familiares están saturadas de conversaciones muy polarizadas de los eventos políticos recientes. No importa en que país vivas, siempre hay una noticia o evento que está en boca de todos y los más preocupante es que cada vez las posturas se hacen más rígidas y confrontativas.

¿Cómo manejar estos temas con nuestros hijos? En primer lugar depende de la edad. Niños menores de 6 años no necesitan entender todavía los vaivenes del mundo político. Es importante respetar su niñez y no contagiarlos con preocupaciones que no corresponden a su edad. A veces los padres nos olvidamos que ellos ven las cosas como niños, su comprensión de los eventos políticos no va a estar apegada a la realidad y puede llenarlos de miedo o generar en ellos sentimientos de angustia y preocupación.

Mientras van creciendo podemos comenzar a comentar eventos de la vida que puedan ayudarlos a formar sus opiniones, tratando de no transmitir la sensación de polarización que se vive hoy en día. Es bueno hablarles de los asuntos más que atacar a las personas o gobernantes. La idea es que ellos puedan analizar los eventos desde su sistema de valores sin sentirse presionados y sin empujarlos a la confrontación con aquellos que pueden pensar distinto.

Hay que ensenarles que su voz es valiosa, siempre y cuando se use sin ofender; que los gobernantes y partidos pasan y que ellos tienen una responsabilidad muy importante. Más que hablarles mal de tal o cual presidente hay que ensenarlos a ser buenos ciudadanos, a cumplir las normas, a querer y honrar a su patria, a hacer el bien a los demás y a respetar y a tolerar a los que piensen distinto.

En un mundo cargado de política y confrontación no tengamos miedo de enseñar a nuestros hijos gentileza, y demostrarles que no todo es blanco o negro. Que puedan ser ellos punto de encuentro en una sociedad que cada vez se va más a los extremos y está perdiendo su capacidad de comprender, tolerar y ayudar.

4

Deja una respuesta