LO QUE SE VE HOY EN DÍA

Los tres enemigos de la crianza moderna

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

En este periodo de vacaciones tuve la oportunidad de adquirir varios libros sobre familia y crianza. El primero del que les voy a hablar es INCREIBLE y lo estoy leyendo con unas amigas en nuestro club de lectura. Se llama The “Me, Me, Me” Epidemic – A Step By Step Guide to Raising Capable, Grateful Kids in an Over-Entitled World (La epidemia del Yo, Yo, Yo – una guía paso a paso para criar hijos capaces y agradecidos en el mundo del excesivo merecimiento) de Amy McCready. El libro explica como la generación de hoy en día es una generación de jóvenes que creen que merecen todo, y sus actitudes de desafío, de queja constante y de negociación son consecuencias del hecho de darles mucho más de lo que merecen o necesitan.

McCready habla de tres actitudes de los padres que se han traducido en niños malcriados, que se quejan si las cosas no se hacen a su manera, que tratan de pelear cada decisión y que no pueden salir de una ida al supermercado sin un «regalito». Estas son las tres actitudes que se han convertido en el principal obstáculo para educar:

  1. Overparenting o crianza excesiva: somos una generación de familias que está hiper -centrada en los hijos. No hay un equilibrio en los roles, necesidades y actividades entre los miembros de la familia, sino que los padres estamos concentrados en sobreprotegerlos, evitarles las contrariedades, entretenerlos y conducirlos al éxito.
  2. Overindulging o excesos en complacer: somos una generación de padres que no sabe decir que NO a nuestros hijos. Ya sea por un sentimiento de culpa, por miedo a un berrinche o por un amor mal entendido: nos pasamos la vida tratando de complacerlos en cada capricho lo que genera hijos que tienen muchas cosas más de las que de verdad necesitan y que nunca se han ganado las cosas por su propio esfuerzo.
  3. Overpraising o exceso de elogios: acostumbramos a nuestros hijos a recibir elogios por todo lo que hacen. Estamos tan preocupados por su autoestima que toda actitud debe ser celebrada, y eso se traduce en jóvenes y adultos que no pueden hacer nada sin recibir algún elogio o felicitación.

Siempre digo que no tengo ninguna añoranza por tiempos anteriores, me encantan los avances que se han hecho en educación y corresponsabilidad familiar, pero si es importante considerar los retos a los que nos enfrentamos como padres en esta época. Al leer el libro nos damos cuenta de muchas actitudes que están haciendo daño a nuestros hijos y que debemos cambiar. El reto es que nuestros hijos puedan zafarse de las características ególatras y narcisistas que definen a su generación y que sepan ganarse las cosas con esfuerzo, que no se derrumben ante un NO en su lugar de estudio o de trabajo, que puedan reconocer en ellos mismos sus defectos y virtudes para poder mejorar, y que sepan salir de ellos mismos y ponerse en el lugar de los que les rodean.

Reconocer el problema es el primer paso… ¡Sigo avanzando en el libro y les sigo contando!

5

Deja una respuesta