EDUCANDO

Tips para educar en Navidad

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

child-1867394_1920

Llega la Navidad… época que nos encanta por su alegría, por el tiempo que pasamos en familia y por las celebraciones. Sin embargo es un tiempo complicado para educar; la cantidad inmensa de regalos que reciben nuestros hijos, la falta de estructura y el materialismo se pueden adueñar de nuestra familia en estos días y muchas veces hace que retrocedamos en nuestro plan educativo.

Es una buena idea planificar las acciones concretas que vamos a implementar en nuestra familia para que el corre-corre del dia a dia no acabe con nosotros y con nuestros hijos. Aquí van algunos tips:

  1. Primero las personas y después los asuntos: ente la compra de regalos, la planificación de las fiestas, la cocina y mil diligencias más lo más seguro es que siempre estemos ocupados y nunca tengamos tiempo para los demás. Ojalá esta navidad podamos repetir esta frase muchas veces y tratar de verdad de poner atención a las personas de nuestra familia y a sus necesidades, antes que a las miles de cosas que tenemos que hacer. Es una buena idea también tratar de pasar este mensaje a nuestros hijos: las fiestas son muy buenas y los regalos son lo máximo, pero si no usamos este tiempo para pasar tiempo con los nuestros, para ayudar a sus papás, para compartir con los hermanos o primos, pues será tiempo perdido.
  2. ¿Tiempo de recibir o de dar? Es muy común que nuestros hijos se vuelvan un poco egoístas en Navidad, para ellos es difícil manejar esa cantidad de juguetes o regalos sin estremecerse un poco. Lo que debemos hacer los padres es tratar de quitar el acento en el recibir y ponerlo un poco más en el dar. La navidad es un buen momento para sensibilizarlos ante las necesidades de los demás: los enfermos, los que están solos, los que no tienen medios suficientes… existen miles de iniciativas para dar a los demás en navidad; tratemos de encontrar alguna que se ajuste a nuestra familia y participemos todos: puede ser una entrega de regalos o simplemente ir a cantar villancicos a un anciano. Cualquier iniciativa es buena para ubicar a nuestros hijos y sacarlos un poquito de sí mismos.
  3. Regalos para el Niño Jesus: La Navidad tiene un sentido, y no podemos olvidarlo cuando planificamos estas fiestas. Es muy bonito recordarles a nuestros hijos que es el cumpleaños del Niño Jesús; y que así como a nosotros nos regalan cosas en nuestro cumpleaños, pues al Niño Jesús también le gusta recibir regalos. La diferencia es que los regalos que le damos a Jesús son del corazón… podemos entonces hacer una pequeña canastilla en donde ellos escriban qué le van a regalar: tratar de ser más obedientes, no quejarse, comerse toda la comida o cualquier otra cosa que les cueste. Esto los hará conscientes de las cosas que tienen que mejorar y les ayudará a intentarlo con un objetivo mas claro en mente.
  4. Todos somos responsables de nuestra casa y nuestra familia… normalmente en las fiestas se pierde un poco la estructura o el horario y la casa se pone patas arriba. Es importante recordarles que en nuestra familia todos somos responsables de mantener la casa ordenada, de ayudar a los demás y de que la navidad en la casa se viva de una manera cordial y alegre. Esto lo podemos hacer colocando pequeños encargos, distintos a los que se viven en el resto del año (ya que no hay colegio, las rutinas cambian, etc). Lo importante es que nuestros hijos sepan que una vida en familia armónica es responsabilidad de todos y no sólo de la mamá y el papá.
  5. Dar las gracias: y este tema de dar las gracias no es solo un tema de buenos modales. Es decir, es importante que den las gracias a alguien que les dio un regalo, pero es mucho más importante educar hijos agradecidos: agradecidos por la familia que tienen, por todo lo que han recibido, por su educación y por tantas cosas que tienen que no necesitan. La Navidad es un buen tiempo de reflexión que nos permite  saber que tenemos mucho mas de lo que necesitamos y que tenemos la responsabilidad de velar por los demás.

La Navidad es una época espectacular, pero es responsabilidad nuestra que sea también una época de avance y mejora para nuestros hijos; en donde puedan desplegar sus virtudes, mejorar sus defectos y pensar más en los demás. ¡Suerte!

1

Deja una respuesta