EDUCANDO

Gestionando las emociones

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

boywall

Este fin de semana viví un episodio muy importante. Tuvimos que decirle a mis hijos que nos mudamos de país. Que después de pasar tres maravillosos años en Chile donde aprendimos mucho, disfrutamos e hicimos amistades maravillosas, es hora de cerrar el ciclo y emprender nuevos proyectos.

Para ser sincera estábamos huyéndole al tema. Sospechábamos reacciones adversas y no nos atrevíamos a vivir el momento. Pero decidimos hacerlo rápidamente, como quien despega una curita de una sola vez para que no duela tanto.

Por recomendación de unos amigos decidimos prepararles un video resaltando todas las ventajas del nuevo destino, y reafirmando que en familia podemos afrontar nuevas aventuras. La verdad es que no les quedó muy claro al terminar el video así que tuvimos que decirlo yendo directo al grano: Nos vamos de Chile. Nada me podía preparar para la explosión de llanto que siguió.

Ver a tu hijo llorar con tanto sentimiento te rompe el corazón en diez mil pedazos. Ademas él, en medio del llanto, me explicaba que no quería perder a sus amigos. Cruzando miradas con mi esposo no sabíamos que decirle. Y simplemente no le dijimos nada. Lo abracé muy fuerte por un largo rato. Le dije que estaba bien estar triste, que yo también extrañaría a mis amigos y lloramos juntos.

Muchas veces tenemos la tentación de minimizar las emociones de nuestros hijos: no llores por eso, si no es para tanto, tienes que estar feliz, etc. Como si las emociones se pudieran obligar. El que está triste está triste. Y es bueno sentirlo y dar cabida a estas emociones. Lo importante es enseñarlos a manejar la expresión de estas emociones, es decir: el que estés triste o enojado no te da derecho a lanzar cosas o a pegarle a tu hermano. Pero llorar, lamentarse o sentirse triste o enojado es lo normal. Y una persona sana es capaz de permitirse sentir estas emociones y es capaz de manejarlas y autogestionarlas.

También es importante modelar la conducta en cuanto a las emociones se trata: es sano que nuestros hijos nos vean tristes, enojados, asustados, felices, etc. No somos robots y el hecho de que los niños lo vean los hace sentirse seguros de que ellos también pueden permitirse «sentir». Lo que debemos evitar son explosiones de rabia, gritos, o cualquier otra conducta que les haga ver que el hecho de sentir algo te da licencia para hacer lo que sea. Todos debemos tener nuestro espacio para sentir, pero la manera de expresar estas emociones debe dejarles claro que no son las emociones las que nos gobiernan.

Otro tema importante es no convertirnos en sus payasos o «mejoradores de humor» hay que dejarle su espacio y tiempo para comprender sus emociones. Puede ser un rato de reflexión a solas, un tiempo en silencio o lo que necesite para comprender lo que está pasando. No podemos ahogarlos con «buenas noticias», chistes o momentos de diversión para que dejen de sentir lo que están sintiendo. Si es así les quitamos la posibilidad de autogestionar estas emociones. De permitirse sentirlas y ser capaces de sobrepasar las negativas después de un tiempo prudente.

Como ya he escrito muchas veces: no es sano evitarles todo sufrimiento, tristeza o mal rato a nuestros hijos. Esto va a llegar así uno no quiera, como me llegó a mi este fin de semana. Lo que si podemos hacer es acompañarlos, contenerlos, llorar con ellos y enseñarlos a gestionar sus emociones. Siempre a su lado comprendiéndolos y no minimizando sus emociones, que son parte de ellos y por algo las sienten.

PD: Tres dias después ya está todo más tranquilo… están de lo más animados con la noticia y con planes de mantener sus amistades a través de muchos medios. Pronto vendrán mas artículos sobre todo el proceso!

0

Comments (3)

  1. Mariale:

    Me encantan todos los nuevos artículos 🙂 muy buenos consejos, ojalá muchos padres encuentres su guía es este blog.

    Besos

  2. Carla:

    Buenísimo tu blog Mariavero te felicito!
    Les deseamos mucho éxito en esta nueva etapa!! Lamentamos no haber compartido más oportunidades con ustedes en Chile! estamos a la orden para cuando quieran regresar de visita a Chile!
    Un abrazo!

  3. Ale Lanz:

    No lo había leído!!!! Buenísimo y se me aguaron los ojos de imaginarme a los
    Niñitos tan tristes… Nota: quiero ver el vídeo que les hicieron Jajajaja

Deja una respuesta