VIDA EN FAMILIA

¿Cómo encontrar el equilibrio?

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Mamás desequilibradas somos todas. A veces las improvisaciones y la vida ajetreada que llevamos hace que perdamos un poco el equilibrio y nos volvamos un poco locas. Pero lo importante es volver una y otra vez sobre nosotras y nuestros hijos y determinar qué es lo que queremos para nuestra familia y cómo nos vamos a proponer lograrlo.

Lograr el equilibrio es algo muy difícil que sólo se logra si nos damos cuenta que educar no es un proceso de improvisación. Podemos leer muchos libros, oír muchas charlas y oírle los consejos a todo el mundo, pero si no nos planteamos unas metas que encajen con nosotras y con nuestra familia iremos como una veleta, cambiando nuestros métodos de educación con el viento.

Imagínense esta escena: estamos en un almuerzo familiar, gozando un montón con todo el mundo y cuando viene el postre sale alguna mamá con cara de tragedia a decir: “lo siento, nos tenemos que ir, es que Carlitos se baña a las todos los días a las cinco en punto, y ya son las cuatro y media… que la pasen bien”. Obviamente esta amiga esta tratando de mantener una rutina para su hijo, su intención es buena, pero se esta llevando por delante su vida por una hora del baño y eso no está bien. Ella será la típica que sólo puede tener un hijo, porque le ha cambiado tanto la vida la maternidad que ya no tiene amigas, ya no sale y de lo único que habla es de Carlitos.

Ahora imaginen esta otra escena: vamos a casa de otros amigos y le preguntamos: ¿Este es el cuarto de Marianita? Respuesta: “Bueno depende, anoche se quedo dormida en el sofá de la sala viendo tv, pero de lunes a jueves duerme conmigo, a veces los viernes duerme en su cama y los fines de semana le encanta dormir en el sillón con su papa”. La pobre Marianita no sabe ni donde está parada. A veces los papás con la excusa de que nuestros hijos sean “colcha y cobija”, es decir que se adapten a todo, nos olvidamos que un poco de estructura es buena para que se sientan seguros y confiados.

Entonces ¿dónde esta el equilibrio? Cada familia tiene sus costumbres y su manera de hacer las cosas, y es tarea de todos descubrir qué es lo que nos conviene; pero debemos siempre recordar que para que la vida en familia sea divertida, tranquila y segura, (y para que no estemos añorando nuestros años de soltería cada 10 minutos) lo más importante es tener un equilibrio. La rutina es importante, y es necesario tener una en nuestra casa, de esta manera nuestros hijos podrán desarrollar hábitos y virtudes, pero si somos tan rígidos que no podemos ni cambiar el horario un día, nuestra casa se convertirá en un internado en dónde nadie podrá disfrutar de aquellos improvistos que hacen que la vida sea tan rica!

0

Deja una respuesta