EDUCANDO

¿Cómo darles libertad?

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Sabemos que la libertad es una facultad importantísima del ser humano, pero también sabemos que ejercerla bien es difícil y es algo que se debe aprender. Pero ¿cómo enseñar a nuestros hijos pequeños a ser libres, si sabemos que las decisiones que pueden tomar ejerciendo su libertad pueden no ser las correctas?

Primero les debemos enseñar que la libertad no es ilimitada, es decir, que hay cosas que no podemos elegir aunque queramos porque no están entre nuestras capacidades. Luego debemos enseñarles que la libertad y la responsabilidad van siempre de la mano, porque debemos ser responsables de las decisiones que tomamos. Y en tercer lugar tenemos que enseñarles que elegir el bien los hará siempre más libres.

Luego tenemos que aprender nosotros mismos que nuestros hijos no son un apéndice nuestro, y tenemos que aprender a aceptar, desde que están chiquititos, que son una persona aparte y que las decisiones que tomen en un futuro serán en parte consecuencia de lo que hayan aprendido en la infancia, pero que la libertad personal juega un papel muy importante y que al final cada persona elige su propio destino.

Y para finalizar hay que dejarlos volar. Si, es así. Obviamente para que ellos aprendan a ser libres hay que ir permitiéndoles ejercer esta libertad de acuerdo con sus capacidades. A un niño pequeño le podemos ir dejando tomar decisiones sencillas y dejarlo resolver pequeños problemas, y mientras va creciendo ir ampliando esa capacidad de decisión, siempre responsabilizándolos de esas decisiones para que se hagan cargo de las consecuencias de su elección.

Al final lo importante es reconocer la dignidad de persona que tienen nuestros hijos y guiarlos siempre a ser mejores. Pero saber también que, en un futuro, como padres tendremos la responsabilidad de advertirles si están tomando una decisión errada, la valentía para dejarlos tomar esa decisión y la fortaleza para recogerlos y consolarlos luego de que se hayan equivocado. No podemos vivir por ellos y tenemos que dejarlos forjar su propio destino, y como dice mi papá: la vida que llevas es consecuencia de las decisiones que tomas… y nunca es demasiado temprano para aprender eso.

0

Deja una respuesta