VIDA EN FAMILIA

Pregúntale a tu papá…

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

La primera sesión de Orientación Familiar que asistí en el IPEF, nos hablaron de la visión compartida, un concepto que me pareció súper interesante y necesario en una familia.  La visión compartida es la convicción de sentir que ambos, Papá y Mamá, son un equipo que deben hablar y ponerse de acuerdo en los temas de educación y de desarrollo de la familia.

Aunque podemos dar esto por hecho, es impresionante la cantidad de temas en los que no podemos estar de acuerdo y, en vez de discutirlos y llegar a un consenso, nos ponemos a jugar jueguitos que pueden confundir a nuestros hijos. Por ejemplo, “yo soy la regañona y el es el consentidor”,  “Ay ya vas a ver cuando tu mamá se entere”, “¿qué si puedes quedarte a dormir en casa de tu amiga? pregúntale a tu papá…”.

Muchas veces será por flojera de discutir, o por sentirnos aliados de nuestros hijos, (nosotros si los entendemos y el otro no), y no nos damos cuenta el error que estamos cometiendo. Ante nuestros hijos, papá y mamá tenemos que ser un bloque indivisible: da lo mismo a quien le preguntes, a quién le llores, o con quién te portes mal: siempre vas a conseguir la misma respuesta porque nuestros métodos de educación no son improvisados, es algo que hemos discutido muchísimo y estamos de acuerdo en TODO.

Y este bloque indivisible no quiere decir que nosotras controlamos todas las decisiones y el otro hace caso como perrito obediente. Así que a veces, y sobre todo en temas superficiales, tenemos que confiar en el otro. Nada de: “Ay lo vestiste mal, ese short no va con esos zapatos”, “A ella le gusta el pollito picado así” y otras ridiculeces que lo que hacen es alejar al otro de cuidar a sus hijos porque siempre está la mandona insoportable corrigiendo cada paso que da.

Así que, a ponernos las pilas: en los temas de educación, disciplina, permisos, y demás cosas importantes, a hablar y llegar a consenso, para llegar a ser un equipo invencible con el que nuestros hijos se sientan seguros y felices. Y en lo demás… soltemos un poquito, cada uno tiene su manera de hacer las cosas y no pasa nada si no tenemos el control cada segundo de cada día.

0

Deja una respuesta