VIDA EN FAMILIA

Por mi culpaaaa

Por: MARÍA VERÓNICA DEGWITZ /

Hace dos días, pasando por la panadería escuche a dos mujeres hablando, se nota que las dos eran madres, y una de ellas cargaba a un bebé en sus brazos. La madre del bebé le contaba a la otra que por alguna razón no pudo dar pecho a su bebé tanto como hubiese querido, y que por eso tenía mucho sentimiento de culpa.

Mientras compraba el pan me quedé pensando en lo que significa el sentimiento de culpa para una madre de familia. Muchas veces las cosas no salen como imaginamos, o como hubiésemos querido que salieran. A veces por nuestras debilidades y a veces por las sorpresas que tenemos en el camino, y esto nos llena a todas de infinitas sensaciones de culpa. A veces nos culpamos por el cuidado que le hemos dado a un niño, o nos culpamos por hacer las cosas de una manera equivocada cuando aún no sabíamos mucho de esto de ser madres. Pero incluso a veces nos culpamos por cosas que sencillamente no podemos evitar, por ejemplo: “mi pobre hijo del medio, es el sánduche… y sufrirá toda la vida por no ser el mayor o el más chiquito…” o “mis hijos se llevan muy poquito, no he podido dedicarle al primero el tiempo de calidad que le dediqué al segundo”, etc.

Estos sentimientos de culpa lo que hacen es contribuir a la actitud de victimismo que está tan de moda hoy en día. Es normal que lo sintamos, pero debemos darnos cuenta que esto no ayuda en nada a nuestra labor y desecharlos. Si estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, los errores se superan, y nadie es pobrecito por haber nacido primero, segundo, tercero o en el medio.  Las circunstancias de la vida son así y se enfrentan, de esta manera podremos enseñar a nuestros hijos que no necesariamente todo va a salir perfecto, que a veces hay obstáculos y hay que seguir adelante, no hay nada que nos predetermine y somos libres de forjar nuestro carácter y de tomar nuestras propias decisiones.

¿Y los errores? los cometeremos siempre. Se pide perdón, si es el caso, y pa´lante. La culpa es sólo una trampa que nos paraliza y nos distrae de lo verdaderamente importante.

0

Comments (4)

  1. Carolina Ponte de Dubuc:

    Estupendos todos tus articulos,de verdad que son cátedras de mucha reflexión.
    Gracias por publicarlas.
    Un beso inmenso, Carol

  2. mangui:

    Maria vero! hello! está super este artículo… mantieniendo la línea de la culpa, el ingreso a guarderías suele ser todo un tema también………me gustaría saber tu opinión acerca de los bebés y estos determinantes términos de «temprano» o «tardío» inicio en pre escolares… en mi opinón siento que existe una presión social importante para inscribirlos pronto… digamos, hay casos donde las madres tienen la necesidad por cuestiones laborales, pero cuando no…… eres una «loca» por dejarla en la casa jajajajaja

    te dejo esa idea de tema por ahi! besos!!

  3. Guillermo:

    De acuerdo 100%, nos gusta hacernos la víctima y eso conlleva al desgaste, en vez de usar esas energías en algo más positivo.
    Cariños.

Deja una respuesta